Inicio

Para que un traductor sea capaz de realizar traducciones de alta calidad, debe reunir una serie de requisitos y operar en ciertas circunstancias. Nuestra forma de entender y enfocar el proceso de traducción puede resumirse en los siguientes puntos:

Lengua materna como idioma de destino
En nuestra opinión, un traductor debe traducir exclusivamente a su lengua materna. Además, debe dominar el vocabulario, la gramática y la expresión escrita de dicho idioma, para ser capaz de reflejar giros y sutilidades muchas veces imposibles de detectar para un no nativo.

Especialización
Cada campo específico posee sus propias reglas en cuanto a estilo, registro lingüístico y forma de traducir. La especialización es primordial para acumular experiencia de modo efectivo en tales aspectos y garantizar un alto nivel de calidad.

Formación o experiencia laboral específicos
Sin embargo, dominar dos o más idiomas no es suficiente. ¿Quién mejor que un médico para interpretar un diagnóstico, un ingeniero para un manual técnico, un abogado para un texto jurídico, o un economista para un informe financiero? No basta con estar familiarizado con la terminología de un determinado campo o rama; la comprensión del texto y de sus conceptos específicos es primordial para poder transmitirlo a otro idioma, y algo imprescindible en caso de textos difíciles. Ello garantiza la consistencia, la claridad y la calidad del texto traducido.

Acceso a material de consulta específico y revisión por pares
Un traductor versado en un determinado terreno dispone además de los recursos y fuentes de información necesarios para asistirle en la traducción de términos difíciles. Los diccionarios especializados y el acceso a glosarios y material de consulta específicos son de crucial importancia para una buena traducción. Asimismo, la posibilidad de consultar con colegas y profesionales (traductores o no) en caso de duda permite la correcta interpretación y traducción de los términos difíciles de un texto.

Revisión del texto original previa a su aceptación
La calidad del texto original y el nivel de especialización del mismo son factores que afectan de forma directa a la calidad de la traducción. Ello hace necesaria una revisión previa del documento a traducir, para identificar posibles problemas que puedan comprometer la calidad del texto traducido o el plazo de entrega requerido. El cliente es siempre informado de estos hechos antes de la aceptación del trabajo.

Colaboración con el cliente
El cliente constituye una inestimable fuente de información, siendo en la mayoría de ocasiones el principal "experto" en el texto de origen. Ello es especialmente cierto, por ejemplo, en caso de terminología específica de una empresa. En nuestra opinión, esta fuente debe ser siempre aprovechada: el contacto con el cliente favorece la calidad de la traducción y permite evitar de forma oportuna eventuales problemas que podrían poner en peligro la calidad final o el plazo de entrega acordado.

Servicio total
Nuestro trabajo no se limita a la mera trducción de un texto de un idioma a otro. Prestamos igual atención al formato del texto final, al empleo de terminología específica facilitada por el cliente, etc. La traducción es entregada junto con un informe de traducción, en el cual se detallan los posibles términos difíciles encontrados en el texto, con posibles traducciones alternativas, comentarios acerca de posibles errores en el texto original, consejos, etc. En base a este informe, tras comentarlo con el cliente, se elabora la traducción definitiva. Obviamente, una vez entregada la traducción, quedamos a la disposición del cliente para resolver cualquier duda o problema adicional que éste pueda tener.


Confidencialidad
Todo el material recibido para llevar a cabo la traducción, es considerado estrictamente confidencial. El cliente tiene garantizado que bajo ninguna circunstancia se facilitará a terceros la información proporcionada.

Cumplimiento estricto de los plazos de entrega
Somos conscientes de la importancia de la entrega a tiempo: en muchas ocasiones el material traducido debe ser publicado, y terceros dependen igualmente de su entrega en el plazo acordado. La fecha de entrega de cada trabajo pactada con el cliente se cumple siempre sin excepción.